jueves, 27 de noviembre de 2008

Tabú

Algo que no se puede decir. Sabemos todos lo que significa esa palabra. Dice la RAE: Condición de las personas, instituciones y cosas a las que no es lícito censurar o mencionar. Hoy, con el simple juego llamado Tabú, he dicho una de esas palabras que no debía.

No pasa nada si aún queda toda la partida. Pero se trataba de la última oportunidad para ganar. El equipo contrario estaba también a 3 palabras de la llegada. Y no se me olvidará este momento.

Sobre todo porque me añadí a un equipo ya consolidado con otros 2 o 3 torneos a sus espaldas, cambiándome por un jugador que esta vez no podía participar. Siento que les he fallado. Sé que como buenos amigos no piensan así y nunca pensarán echarme nada en cara. Simplemente recordarán que estuvimos a punto y que uno de nosotros falló.

Pero yo no. Me va a costar decirle al integrante por el que me cambié porqué perdimos en la final del Tabú. Se lo diré mañana. Ahora es tarde.

2 comentarios:

senses or nonsenses dijo...

nunca he jugado,
pero con ese nombre tiene que ser un juego muy peligroso.

un abrazo.

splendid dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.