domingo, 28 de octubre de 2007

Sueño teatro

Para la mayoría, entretenimiento. Habrá quien vaya asiduamente a representaciones con un nivel increíble. Ya me gustaría a mí. Aquí la oferta no es muy amplia que digamos y no estoy al día de lo que hay. Pero esa es otra historia.

Para otros, nada. El teatro, compartir unas emociones con unos personajes y sus historias, aunque sea como público; no significa nada. Para mí, asistir a una representación bien hecha es más que vivir un concierto extraordinario en primera fila. Pero esa es otra historia.

Para unos pocos, su vida. Ellos se introducen en la vida de multitud de personas y tienen la posibilidad de sentir con ellas. No sé si los envidio. Tal vez porque desconozco lo difícil que es abrirse un hueco. Sin embargo, imagino que debe ser sacrificado.

Llega una época del año en que me ronda por la cabeza las preguntas que a veces podemos hacernos: ¿y si hubiera hecho otra cosa? ¿y si me hubiera atrevido con lo que parece un sueño? ¿me vendría grande este traje?

Las respuestas no las sabré. Pero me contento pensando que lo que hago me gusta, y mucho. Y pensando que, en un futuro, me gustará ayudar a la gente en su día a día, de otra forma. No desde un escenario siendo alguien distinto cada temporada, siendo alguien desconocido para todos y conocido por los míos.

Me contentaré con ser alguien para quien me vea al otro lado de la mesa y con escucharle. Espero poder resolver el día a día de esas personas y ser alguien para ellos, aparte de para los míos.

1 comentario:

milú dijo...

siempre hay que intentar vivir un sueño,preguntarse que habria pasado si...? es negarse a uno mismo y negar las aspiraciones de cada cual,nunca es el momento adecuado o lo que es lo mismo,el momento adecuado siempre es cuando uno se atreve a vivir su sueño,nunca es tarde para creer en uno mismo y asi nunca se tendra que preguntar ¿que habria pasado?
milú