domingo, 11 de octubre de 2009

Sin pagar de más

O pagar mucho menos, realmente. Hace un par de semanas me dirigí con una prenda a una tintorería para que le quitasen unas manchas. Seguramente por comodidad, muy posiblemente por ignorancia sobre cómo quitarlas.

Amablemente me dijeron que debía comprar jabón lagarto, el de toda la vida, y frotar y dejarlo a remojo, y frotar. La mujer que me atendió me dijo que tal vez no se fueran. Eran manchas de vino tinto.

Entonces fui al supermercado más cercano y busqué. Finalmente le pregunté a alguien si tenían el preciado jabón. Me dijo que no. Pero me dijo que en los veinte duros ella ya lo había visto algunas veces.

No tuve más que cruzar la calle, entrar en un veinte duros y preguntar. Allí estaba esperándome. Dos pastillas por 0,75€. Cierto es que me pasé media tarde frotando y se quedó a remojo toda la noche. Se fueron las manchas. Después, con el resto de la ropa sucia, fue a la lavadora. Y ahora parece que nunca se hubiera manchado.

Pero lo que quería resaltar es que parece increíble que, habiendo entrado en dos comercios distintos con posibilidades de hacer negocio, de ambos me mandaran a otro sitio para resolver mi problema. Un punto para esa tintorería y otro para el supermercado.

3 comentarios:

Iván López dijo...

en este tipo de comercios la competencia ya no existe... je je es curioso.

COn rspecto a lo de Obama. Le honra decir que no se lo esperaba y que esto se lo toma como un impulso para pasar a la acción. A ver si es verdad.

Un saludo

Alhy dijo...

¿Y no te devuelve la faith en la humanidad? A mi me ocurrio algo parecido cuando iba shopping the other day y me alegró el day :)

Hace mucho que no me visita. Empazaba a pensar que le pasaba algo...

Un abrazo largo como un puente ***

A. dijo...

Es cierto, realmenteestos establecimientos no compiten entre sí. Cada uno ofrece cosas más bien distintas aunque algunas superponibles.

La verdad es que sí. Me devuelve cierta fe y también me alegró el día :D


Pasar no pasaba nada, sólo mucho que hacer y pensar. Esa puede ser la verdad. Sobre todo mucho que pensar y asimilar.

Abrazos.